Los australianos serán los primeros en disfrutar de un Spotify casi sin anuncios aunque no sean clientes premium ahora que la compañía pondrá a prueba esta iniciativa en el país para permitir a los usuarios saltarse los molestos comerciales sin límite alguno.

Esta arriesgada estrategia le daría a todos los escuchas que usen el servicio la oportunidad de ir directo a la música sin tener que esperar un tiempo determinado a que termine tal o cual comercial.

La idea detrás de esta nueva característica es poder identificar qué anuncios sí escuchan los usuarios y poder mejorar así, a la larga, la publicidad en la plataforma, cobrándoles a las compañías tan sólo aquellas ocasiones en que sus comerciales lleguen por completo al cliente.

Esto además permitiría dejar de bombardear a los usuarios con anuncios de todo tipo y que no son de su agrado por una selección mucho más adecuada a los gustos personales de cada uno.

Si estas pruebas que se están realizando en Australia resultan exitosas, con algunos probables ajustes, muy pronto podremos disfrutar de esta habilidad en el resto del mundo.