Desde la aparición de la televisión siempre se creyó que este medio de comunicación sería el sustituto definitivo de medios tradicionales como la prensa y la radio, pero nunca se pensó que nacería otro medio que reemplazará a la que muchos quisieron denominar como “la caja tonta”.

Lo cierto es que en las últimas dos décadas, Internet ha sumado múltiples espacios, y los usuarios pueden conseguir cuanto se les ocurra a tan solo un clic de distancia; además, con la democratización de las tecnologías a escala global, cada vez son más los que apuestan por este medio.

El streaming y las listas IPTV
En la actualidad, existen cientos de páginas que ofrecen a sus usuarios llevar la televisión a todas partes. En este 2018 las plataformas “streaming” han venido tomando mucho auge, destacándose las llamadas listas para IPTV, esto último se traduce simplemente en un sistema que ha transformado la manera que tenían las personas de consumir contenidos audiovisuales, ya que permite a los usuarios ver en tiempo real canales de televisión mundiales de manera remota, con una excelente resolución y sin cortes en sus transmisiones.

El consumo cambia de generación en generación
En la actualidad conviven seis generaciones, la primera de ellas denominada los constructores (nacidos entre 1925 y 1944), los baby boomers (nacidos entre 1945 y 1964), generación x (nacidos entre 1965 y 1979), los millenials (nacidos entre 1980 y 2000), la generación z (nacidos entre 2001 y 2010) y por último la generación alpha (nacidos a partir del 2011), y fue justamente a partir de la generación x, donde inició el boom por los ordenadores, por lo que no es de extrañar que muchos consideren que hoy por hoy la televisión tradicional tiene sus días contados.

Estudios revelan que la televisión tradicional suele ser disfrutada por personas mayores de 45 años de edad, las personas con edades inferiores prefieren ver sus programas de televisión, series o películas a través de un dispositivo diferente al televisor, por lo que a los medios de comunicación no les ha quedado de otra que ofrecer sus servicios vía Internet, y ahí radica también el éxito de plataformas digitales como Netflix.

Plataformas que entretienen
Si bien hoy por hoy cada vez son más las personas que se suscriben a Netflix para acceder a contenido multimedia, hay que tener en cuenta que esta compañía estadounidense no es la única que ofrece entretenimiento garantizado vía Internet, además de servir como grandes discos duros, donde los usuarios pueden almacenar una gran cantidad de archivos, incluso de manera gratuita.

Pese a la controversia generada en el año 2012 con el cierre de Megaupload, por parte del Departamento de Justicia de Estados Unidos, un año más tarde nació MEGA, una plataforma para subir y descargar archivos de todo tipo y que pese a la campaña de desprestigio generada por esos días, a tan solo horas de su lanzamiento, la plataforma ya contaba con unos 250 mil usuarios registrados, y es que el gobierno estadounidense no pudo demostrar la violación de propiedad intelectual, por lo que en la actualidad este servicio se mantiene en funcionamiento de manera exitosa y con servicios que superan los ofrecidos por Google Drive o Dropbox.

Mega sigue siendo una de las principales páginas que aparecen en el buscador, unos de los archivos más demandados en esta plataforma son las películas mega castellano. Como se mencionaba anteriormente, con el auge de las tecnologías son cada vez más los que acuden a Internet en busca de contenido audiovisual. No solo la televisión podría estar acudiendo a su juicio final en lo próximo, el cine, podría incluso estar sentándose en el banquillo de los acusados, mucho antes que la caja tonta.

¿La televisión tal y como la conocemos tiene fecha de caducidad?
Pese a que muchos expertos consideran que a la televisión le quedan muchos años de vida, porque al igual que a los amantes de la literatura -quienes señalan que nada mejor que leer un libro en físico, que a través de una pantalla-, destacan que nada mejor que acomodarse en un sofá o en cama a disfrutar de sus programas favoritos, sin ningún tipo de interrupción.

Hay que tener en cuenta que este medio de comunicación se encuentra en terapia intensiva. Un reflejo de ello es cómo las diversas productoras han redimensionado su manera de llegar al público, ofertando sus servicios de manera online. Incluso la publicidad se oferta cada vez menos en la televisión tradicional.