Facebook está tomando medidas para abordar las críticas de que su plataforma ha sido secuestrada por malos actores, pero los inversionistas están escapando.

Las acciones de Facebook abrieron en 150.13 dólares el jueves, una caída de más del 30% desde el nivel más alto alcanzado en julio, mientras la compañía continúa lidiando con escándalos de privacidad, noticias falsas y una venta masiva del mercado que golpea particularmente a la industria tecnológica.

Este viernes, los títulos concluyeron la sesión en un precio de 153.47 dólares.

De hecho, las acciones de Facebook están rondando su punto más bajo desde los días posteriores al escándalo de datos de Cambridge Analytica en marzo, el cual provocó una ola de escrutinio de los consumidores y reguladores en ambos lados del Atlántico.

A pesar de las horas de testimonios, las numerosas entrevistas ejecutivas y numerosos ajustes en su configuración de privacidad, Facebook aún no ha dejado atrás el problema de Cambridge Analytica. Y ahora, Facebook se enfrenta a la perspectiva de un control regulatorio adicional después de revelar una nueva vulnerabilidad de seguridad que afectó a casi 30 millones de usuarios.

Cuanto más tiempo continúen las repercusiones sobre la privacidad, sin mencionar las preocupaciones actuales sobre la intromisión de las elecciones, mayor será la posibilidad de dañar el negocio principal de Facebook.

“Por primera vez, hemos escuchado quejas de la comunidad de anunciantes de que la controversia política en la que se encuentra Facebook está generando dudas sobre las asignaciones presupuestarias (para algunos)”, escribió esta semana Ross Sandler, analista de Barclays, en una nota para inversionistas.

Mientras tanto, el tan esperado impulso de Facebook al hardware de esta semana, con un dispositivo de videollamadas llamado Portal, se vio afectado por los mismos problemas de confianza de los usuarios sobre las preocupaciones de privacidad que han afectado a la compañía durante todo el año.

Sin embargo, los arreglos prometidos de Facebook también han sacudido a Wall Street. En julio, Facebook sufrió la mayor derrota en la historia del mercado de valores luego de que los ejecutivos informaron a los inversionistas que la máquina de ventas publicitarias de la compañía podría disminuir, ya que “pone la privacidad en primer lugar”.

Agregando a la incertidumbre de Facebook en este momento: la compañía está haciendo una gran apuesta a través de sus productos en Stories, un formato visual popularizado por Snapchat, pero con un potencial desconocido para los anunciantes.

“La pregunta es si esto se monetizará al mismo ritmo que el servicio de noticias”, dijo Sheryl Sandberg, directora de operaciones de Facebook, en una conferencia telefónica con analistas en julio. “Y sinceramente no lo sabemos”.

Facebook necesita un “catalizador positivo ” para impulsar su recuperación, según Sandler. Esto podría provenir de un sólido informe de ganancias a finales de este mes, aunque Sandler cree que es más probable que las acciones de Facebook permanezcan en el “purgatorio” hasta principios del próximo año.

Un potencial catalizador podría ser Instagram, visto durante mucho tiempo como el generador secreto de dinero de Facebook. Instagram tiene más de 1,000 millones de usuarios activos mensuales, y ha comenzado a implementar opciones de video de formato largo y herramientas de compra.

La partida sorpresa de los dos fundadores de Instagram podría allanar el camino para que Facebook ejerza más control sobre la dirección de la plataforma. “El nuevo liderazgo allí podría llevar a una mayor monetización”, escribió Scott Kessler, analista de CFRA, en una nota esta semana.

El inconveniente: las divisiones públicas de Facebook con los fundadores de Instagram y WhatsApp, dos de sus mayores adquisiciones, podrían hacer que sea más difícil convencer al próximo Instagram o WhatsApp para unirse a Facebook en el futuro.