El mercado accionario de Nueva York sufrió una gran caída el martes, pues 220 de las acciones en el S&P 500 cayeron más de 1.5%. Pero a menos de una hora antes del cierre del mercado, los favoritos Netflix, Amazon y Facebook se mantenían sin problemas. Netflix, que acaba de sobrepasar a los titanes de los medios Disney y Comcast en valor de mercado la semana pasada, cayó tan solo 1%. La acción ha aumentado 85% este año.

Amazon se mantuvo en su lugar. El gigante de ventas y cómputo en la nube liderado por Jeff Bezos ahora tiene un valor de cerca de 780,000 millones de dólares (mdd), más que Microsoft y Google. Amazon se encuentra solo detrás de Apple en la competencia por la capitalización del mercado. Las acciones aumentaron casi 40% en lo que va de 2018.

La empresa continúa recuperándose del golpe que sufrió después de que se revelara que la información de 87 millones de usuarios de Facebook fue compartida inapropiadamente con Cambridge Analytica, la firma de consultoría ahora extinta que tenía vínculos con la campaña presidencial de Donald Trump de 2016. La empresa de redes sociales de Mark Zuckerberg se mantuvo el martes y ahora se encuentra 5% arriba en lo que va del año. Es más, Facebook se encuentra a menos de 5% de su nivel más alto el cual había alcanzado justo antes de que salieran a la luz los problemas ligados a Cambridge Analytica.

Lo más notable sobre la resiliencia de Netflix, Amazon y Facebook del martes es que les estaba yendo bien, junto a acciones que son jugadas más seguras, aquellas que suelen hacer zig cuando el Mercado general hace zag.

Las acciones de productos de primera necesidad, utilidades y del mercado inmobiliario aumentaron el martes. Coca-Cola, Pepsi, ConstellationBrands productor de vino y cerveza, la empresa de energía Duke Energy y la firmas inmobiliarias Crown Castle y Public Storage son ejemplo de ello.

Cuando los inversionistas temen, y sin duda estaban nerviosos por lo que podrían significar los resultados de las recientes elecciones italianas para el futuro de la Unión Europea, al igual que las tensiones comerciales renovadas entre Estados Unidos y China, por lo general no adquieren acciones arriesgadas de tecnología.

El cambio hacia las acciones aburridas de consumo, utilidades y propiedades inmobiliarias tiene sentido. Estas empresas tienden a pagar grandes dividendos que con frecuencia generan más que los bonos gubernamentales.

Y el rendimiento de los bonos de referencia a 10 años del Tesoro de Estados Unidos cayó el martes, motivo de más para que los inversionistas adquieran sustitutos para los bonos y den la espalda a las firmas sensibles a las tasas de interés como los grandes bancos. JPMorgan Chase, Citi y Bank of America cayeron más de 4%.

El hecho de que Netflix, Amazon y Facebook, tres de las acciones llamadas FAANG (Apple y Alphabet, el propietario de Google son las otras) se mantenían a pesar de que el miedo ha regresado al mercado es una señal de que los inversionistas sienten que estos gigantes de la tecnología son hasta cierto punto, seguros.

Y eso tiene algo de sentido. Lo que tienen en común Netflix, Amazon y Facebook es que tienen una ventaja clara en sus respectivos mercados, usuarios leales y un crecimiento fuerte en ganancias e ingresos.

Pero los inversionistas no parecen pensar que la gente dejará de pronto de hacer maratones de sus programas favoritos en Netflix, comprar menos comestibles de Amazon y escribir menos publicaciones en Facebook e Instagram sobre lo que están viendo en Netflix o la oferta más reciente de col rizada que obtuvieron de WholeFoods debido a infortunios políticos en Europa y las nuevas preocupaciones por una guerra comercial con China.