Aprovechando la tecnología y las fuentes de energía sustentable, Microsoft acaba de instalar bajo del mar de Escocia su primer centro de datos subacuáticos con nada menos que 864 servidores. Se trata de la segunda fase de su Project Natick que consolida un esfuerzo de varios años para investigar la fabricación y operación de unidades de centros de datos preempaquetados ambientalmente sostenibles.

Lo que hizo Microsoft fue aprovechar la tecnología de submarinos trabajando con pioneros en energía marina para la segunda fase de su lanzamiento lunar para desarrollar centros de datos subacuáticos autosuficientes que puedan entregar servicios en la nube tan rápidos como el rayo a las ciudades costeras. Un prototipo experimental, de tamaño de contenedor de envío, está procesando cargas de trabajo en el lecho marino cerca de las Islas Orcadas de Escocia.

Este centro de datos, parte del Proyecto Natick, es un cilindro blanco de 12 metros de largo que contiene 12 racks con 864 servidores, suficientes para almacenar 5 millones de películas, y capaz de estar en el agua hasta cinco años.

El despliegue del centro de datos de las Islas del Norte en el Centro Europeo de Energía Marina marca un hito en el Proyecto Natick de Microsoft, un esfuerzo de varios años para investigar la fabricación y operación de unidades de centros de datos preempaquetados ambientalmente sostenibles que se pueden pedir a medida, desplegar rápidamente y dejar operar luces en el fondo del mar durante años.

“Esa es una serie de demandas locas que hacer”, dijo Peter Lee, vicepresidente corporativo de Microsoft AI and Research, quien lidera el grupo New Experiences and Technologies, o NExT. “Natick está tratando de llegar allí”.

El cilindro fue construido en Francia por el Grupo Naval, quienes siguieron las indicaciones de la empresa y además adaptaron un proceso de intercambio de calor comúnmente utilizado para refrigerar submarinos al centro de datos subacuático.

Una vez construído y probado, el cilindro fue conducido hasta el archipiélago de 70 islas situado en el norte del Reino Unido, donde fue remolcado al mar parcialmente sumergido entre dos pontones de un catamarán industrial.