Las empresas que ofrecen a sus trabajadores flexibilidad para realizar sus actividades de manera remota desde el lugar que consideren y en el dispositivo conectado que mejor les funcione presentan un aumento en su productividad de hasta el 50%, una reducción en la rotación de empleados de hasta 35% y una atracción del personal más talentoso de hasta 34%, de acuerdo con una encuesta realizada por Wakefield Research el año pasado en Estados Unidos.

Sin embargo, las firmas mexicanas aún presentan resistencia a estos nuevos modelos de trabajo, dice en entrevista con Expansión Carlos Macías, Country Director de Citrix en México.

“Esto ya es una realidad en el mundo y en nuestro país, tanto en el sector privado como en el público”, afirma. “Lo que vemos en México es que los clientes se están moviendo de manera paulatina, poco a poco, por áreas o por perfiles. La tendencia es cada vez mayor, pero aún no llega a ser, como le llamamos nosotros, de la canasta básica. Aún hay quienes saben que existen soluciones para lograrlo pero no se animan a dar los primeros pasos porque tienen dudas sobre temas como la seguridad, por ejemplo”.

Macías considera que los mexicanos están abiertos al cambio pero que les cuesta tomar la decisión y que no siempre les es fácil la transición. “Esto es un tema de planeación, porque no se avisa que va a haber cambios, pero también de capacitación, porque los usuarios van a trabajar de forma diferente y no necesariamente les va a ser obvio cómo hacerlo”, explica.

El Country Director de Citrix en México destaca que, en esta materia, las pequeñas y medianas empresas (PyMEs) nacionales han sido pioneras. “Hay algunas que arrancan con todas sus operaciones ya en la nube”, asegura.

Pero, ¿por qué cambiar la forma en la que trabajamos? Según el estudio Workforce Flexibility de Wakefield Research, presentado por la tecnológica Citrix Systems, si bien algunos temen que la flexibilidad conduzca a una menor productividad, en realidad sucede lo contrario, debido a que esta forma de trabajo se alinea mejor con sus actividades personales.

Y este esquema va más allá de atraer y retener al mejor talento, apunta la investigación. “Entre sus muchos beneficios”, dice, “los entornos de trabajo flexibles también son una herramienta para ayudar a las empresas a reducir costos, ya que no necesariamente necesitan grandes espacios u oficinas” —ni servicios como electricidad o agua—.

Y, volviendo a una de las más grandes preocupaciones de los empresarios en México de acuerdo con Carlos Macías: ¿qué sucede con la seguridad?

“El enfoque tradicional para mitigar las ciberamenazas gira en torno a la educación del usuario, el antimalware o el respaldo frecuente de los datos. Estas son medidas sensatas, pero no son suficientes”, dice. Una solución que verdaderamente protege la información “porque no está en el equipo, sino en la nube” está en la herramientas de trabajo flexible. “Así, aunque exista algún ataque, e incluso si pierdes o te roban tu computadora, no pones tus datos ni los de la empresa en riesgo en ningún momento”.

Macías concluye que existen muchos casos de referencia, como los clientes de Citrix, “quienes, una vez que adoptan este tipo de soluciones, ya no regresan, por todos los beneficios que ofrecen”. Agrega que las herramientas de trabajo flexibles “son prácticamente para cualquier empresa que pueda gastar 200 o 300 dólares mensuales”.