En la mitología griega, Pigmalión crea a Galtea, una estatua a la medida de sus deseos, “la mujer ideal” y se enamora de ella. Afrodita, conmovida por ese amor, le da vida a Galatea.

En Westworld, la serie de HBO, se plantea un futuro donde los humanos pueden tener aventuras de todo tipo en un universo paralelo creado especialmente para que den rienda a sus placeres. Entre esos placeres está el sexual, por supuesto.

Los robots de ese escenario situado en algún pueblo de un “Lejano Oeste” le dan placer a los humanos. Y hasta se enamoran de ellos.

Un poco más acá (en el tiempo y el espacio) esas historias de sexo entre robots y humanos se van haciendo cada vez más sofisticada. Y si bien los robots no son tan reales como los de Westworld, cada vez se van acercado más a esa estética.

En la actualidad, hay varias empresas que ofrecen androides, potenciados por inteligencia artificial, que son capaces de dar y sentir placer, además de hablar con los usuarios.

Abyss Creations es una empresa estadounidense conocida por generar muñecos y muñecas sexuales de silicona que son híper realistas (Real Dolls). La compañía presentó hace un tiempo Harmony, un sistema de inteligencia artificial que se puede manejar a través de una app.

Este sistema es el cerebro que habita dentro de una cabeza robótica que tiene diferentes personalidades, interactúa con el usuario y hasta se le puede cambiar el rostro, por medio de diferentes máscaras que se adhieren por medio de imanes.

Esta cabeza se puede añadir a los diferentes muñeco que produce la empresa para así crear un robot sexual inteligente y a medida. Las muñecas Real Doll tradicionales se venden a partir de los USD 5.500. Si a esto se le suma el valor de la inteligencia artificial entonces hay que calcular que un modelo puede costar unos USD 14 mil . La compañía también ofrece versiones masculinas del robot inteligente.