Miles Ward es el director de soluciones para la nube de Google, el cual en una plática informal habló de servicios, herramientas e información que se tiene en la nube, lo cual hace ver este esquema como uno de los mejores en seguridad y respaldo. De acuerdo a Ward, estamos ya en una segunda década del concepto de la nube, que básicamente es un medio para guardar información que es totalmente externo a nosotros, por ejemplo, servidores que guardan datos a miles de kms. de distancia, pero que mantienen esa información accesible a los usuarios cada vez que la requieren.

Ward indica que las nubes públicas en total podrían sumar unos 15 mil millones de dólares por año en ingresos, cifra interesante, por decir lo menos. Y quien crea que no usa la nube en sus actividades de cómputo cotidiana, es claro que no sabe lo que dice pues muchas de las cosas que hacen los usuarios acontecen precisamente en la nube.

Si pensamos en el mercado de América Latina, Ward piensa que se está siguiendo la misma curva de crecimiento que antes se vieron en Asia y Europa. La adopción a los servicios de la nube crece año con año y se pueden ver comportamientos que duplican o triplican la actividad en la misma. Y en todo esto es importante señalar que no se hace a nivele experimental, sino que son miles de empresas que construyen servicios e infraestructura apoyados precisamente en la nube, pues encuentran más barato resolver problemas de esta manera que hacer sus propios recursos de tecnología para esta tarea.

Hoy existen muchos servicios en la nube y los grandes jugadores son Google, Amazon y Azure, sin duda. En el caso de Google, se tienen 8 áreas diferente que dan servicio a unos 1000 millones de usuarios,. un n[umero impresionante, sin duda. Ward indica que Google construyó su propia nube para resolver de entrada, sus propias necesidades y la cantidad de usuarios que la usan en el mundo están a una escala que no tiene comparación con cualquier otra empresa. Amazon, por su parte, sí, tiene una gigantesca tienda, pero no tiene 1000 millones de clientes. Azure, de Microsoft, tiene un número importante de clientes corriendo Windows pero tampoco llega a la cifra que tiene Google.

Es pues claro que los datos son un gran negocio per se, probablemente uno de los más grandes actualmente, aunque esto no quiere decir que no existan problemas, por ejemplo, el caso de la filtración de datos a Cambridge Analytica. Sin embargo, para Ward, el problema de seguridad en la información no es nuevo. Desde tiempos ancestrales la gente quiere proteger la información valiosa y además, poder controlarla. La tecnología actual de la nube permite este control, dice Ward, y Google tiene centros de datos con gran protección para los mismos. De hecho, comenta Ward, si alguien robase algunos de esos discos duros para hacerse de datos, sería un poco inútil, pues la información siempre está cifrada.


Muchas nubes han sufrido problemas en el pasado. En una ocasión Amazon perdió su nube y costó muchas horas reestablecer los servicios. Ward dice que recuerda ese evento porque en ese entonces trabajaba para Amazon y no durmió por unas 47 horas seguidas. Pero claramente este problema se puede subsanar. Ward dice que hay un libro en Google de 417 páginas para mostrar cómo reducir las posibilidades de que les pase lo que le ocurrió a Amazon, pero lo que es realmente importante es que es mala idea tener una sola copia de los archivos. Si no se tienen múltiples respaldos, la posibilidad de que algo salga mal se incrementa notablemente.

Y entonces la moraleja de todo esto es: respalde en diversos medios. Use la nube, si, pro también respalde localmente. Tenga la posibilidad de recuperar sus datos por si algo falla. Recuerde que los sistemas no tienen palabra de honor. No se puede confiar ciegamente en a tecnología porque cuando falle, entonces seguro estaremos en un feo problema si no tomamos nuestras provisiones.