En la actualidad, la tecnología se encuentra en todas partes; de eso no hay duda. Sin embargo, las noticias que realmente nos ponen de buenas son las que están relacionadas con el avance médico y científico. En esta ocasión, Google desarrolló un microscopio llamado ARM, cuyo propósito es detectar y aprender sobre cáncer de manera rápida y eficaz.

Muchas de las personas que padecen de cáncer, una enfermedad en la que células anómalas se dividen sin control para destruir los tejidos corporales, se enteran cuando ya es demasiado tarde. Hay ocasiones en las que el cáncer no presenta síntomas, por lo que la gran mayoría de pacientes se da cuenta de la enfermedad cuando ya se encuentra en fase terminal.

Como posible solución al problema y con el objetivo de tomar medidas al respecto pronto sin dejar que la enfermedad avance, Google considera que su microscopio ARM podría ayudar a acelerar y democratizar la adopción del aprendizaje automático en la medicina en todo el mundo.

A la hora de detectar el cáncer, la labor del patólogo u oncólogo es muy importante. Este especialista analiza a profundidad el tejido del paciente, ya que éste revela una gran cantidad de información que es necesario conocer para identificar la enfermedad.

El proceso de análisis es muy lento y minucioso, puesto que cada célula tiene que ser examinada, y en ocasiones el cáncer es muy difícil de reconocer. Por ende, el aprendizaje automático podría ser de gran utilidad para tener un incremento en la precisión y así aumentar las posibilidades de que médicos expertos dediquen sus esfuerzos en atender a los pacientes. 

Por el momento, el aprendizaje automático ya se encuentra en diversas especialidades como en la oftalmología. Sin embargo, para detectar cáncer, los médicos recurren a la observación directa del tejido mediante un microscopio óptico.

El microscopio puede detectar células cancerígenas en tiempo real gracias a su evolución en el aprendizaje, característica propia de la inteligencia artificial. Aún está en fase prototipo, pero es importante mencionar que el microscopio está ligeramente modificado y presenta los resultados en el campo de visión del profesional a través de una pantalla.

Google asegura que ARM se puede adaptar a microscopios convencionales en los hospitales de todo el mundo, por lo que su implementación sería de bajo costo.