Los primeros tuits con el hashtag #GanaConVictoryLab aparecieron alrededor de las seis de la tarde el pasado viernes, 15 de junio. Después de dos horas, empezó a posicionarse en los trending topics a nivel nacional en Twitter. A las ocho de la noche, era el cuarto hashtag más usado en todo México, desbancando la conversación sobre los tres goles que Cristiano Ronaldo consiguió ese día en la Copa del Mundo.

El único problema: cada una de las cuentas que mencionaron #GanaConVictoryLab eran falsas.

Frente a una pantalla gigante el dueño de Victory Lab, Carlos Merlo, de 29 años, mostró a BuzzFeed News el poder de su empresa. “Ellos (su equipo) escriben los textos en excel”, explica mientras muestra la hoja llena de oraciones simples con el hasthtag incluido. Cada oración se puede ver repetida. “La mejor compañía es #GanaConVictoryLab” y demás frase apoyando a la empresa.

“Esto lo envío a un software y después se empieza tuitear sin parar”, dice Merlo con mucha seguridad, mientras toma el celular con sus manos y manda la lista de tuits al software.

Este programa funciona cuando los bots analizan la frecuencia de publicaciones de los otros trending topics y ellos simulan la misma periodicidad. “Esto lo que hace es emular el comportamiento de los hashtags, como este de Cristiano Ronaldo”, señala a la pantalla.

Victory Lab es una de las cientos de agencias que funcionan en México como Cambridge Analytica que llenan las redes sociales con información que no es verdadera. Esta compañía hará que la sus publicaciones sean las más vistas cuando el cliente pague. Merlo explica que generar un hashtag como el que hicieron para que BuzzFeed News viera cómo funciona, costaría alrededor de 200 mil pesos si el cliente realmente quisiera que fuera el número uno.

Explica que su empresa es la opción más barata para personas que buscan posicionarse en Twitter y con eso generar legitimidad. “Para una marca si quiere ser promocionada en Twitter y estar en los trending topics costara alrededor de 100 mil dólares”.

En los últimos seis meses sus principales clientes han sido los políticos, explica Merlo. En esta empresa se puede generar cualquier tipo de contenido, en favor, en contra, cualquier mensaje que los políticos quieran posicionar. Lo único difícil de su trabajo, explica Carlos, mientras se recarga en una de las paredes de su oficina en la colonia Moderna en la Ciudad de México, es que los políticos paguen a tiempo. “Que paguen a tiempo es difícil, hacer los millones de tuits es fácil pero conseguir el dinero, no tanto”.

Un estudio revela que México tiene poco nivel de confianza en los medios e instituciones. El 80% de los mexicanos creen que las noticias falsas han afectado de alguna u otra manera la vida cotidiana.

Un empleado de una agencia de marketing digital, explica a BuzzFeed News, de manera anónima, para que los clientes de su agencia no sepan para quién trabaja, que la Guerra sucia en la política lleva mucho tiempo. Esta persona que ha trabajado en algunas campañas políticas, estima que el 90 % de los trending topics en México están controlados por agencias de Marketing digital. En comparación con Estados Unidos, explica, México todavía está detrás. “Estados Unidos es el rey en esto. La guerra sucia serán cada vez más grandes y las noticias serán enormes y después a nadie le importará”.

La Ciudad de México creó la unidad especializada en delitos cibernéticos en octubre de 2015 para tratar de evitar que este tipo de divulgaciones de contenido en web tengan mayor potencial. Ellos explicaron a BuzzFeed News que desde hace nueve meses están investigando la creación de fake news pero que hasta el momento no han detenido a nadie.

La carrera de Merlo empieza en 2006, cuando tenia 17 años, decidió crear una página no oficial de la banda de rock Molotov en Myspace. Para el año 2009, comenta, esta página logró una gran cantidad de seguidores. “Subía fotos de los conciertos, publicaba las fechas de sus presentaciones. Para 2009 me contactó la disquera y me contrató e hizo mi página la oficial del grupo y me convertí en el community manager de Molotov”.

Merlo empezó Victory Lab en 2011 cuando respondió a un político que preguntó en Twitter si alguien podría ayudarlo a usar internet. (No quiso decir qué político fue y revisamos su historial en twitter y no encontrarnos rastro sobre esto). “Vino a mi oficina, que era una departamento con seis amigos, analizó lo que había y después me ofreció trabajo…”

Uno de los éxitos más grandes que Victory Lab presume fue cuando en 2014 creó la noticia que Paul Walker (actor muerto en un accidente de auto en 2013) estaba vivo y que podría ir a la cárcel. Esta noticia, explica, tuvo seis millones de visitas. Desde ahí tomó mucho interés en cómo llegar a mayor público y dice que la elección de Estados Unidos del 2016 le sirvió mucho.

“Seguí la elección de Estados Unidos muy de cerca y me fascinó ver tantas herramientas que el equipo de Trump usó así que ahora tenemos algo similar”. Cuando se le preguntó sobre qué opinaba sobre Cambidge Analytica y lo que hizo en Estados Unidos y en el Brexit y dijo que era algo muy interesante pero que no podía decir que le gustaba porque ahora se vería mal.

“Me gusta su trabajo pero decirlo sería casi como decir que estoy de acuerdo con lo que hizo Hitler”.

Victory Lab funciona actualmente con 17 oficinas a lo largo del país, con 15 o 20 empleados, aproximadamente cada una, es decir al menos 200 empleados. La oficina que BuzzFeed News visitó, está en el sur de la Ciudad de México. Un portón negro de lamina y una casa con tres cuartos y un baño. En el primer cuarto se concentran los jóvenes, entre los 20 y 25 años que trabajan frente a laptops generando memes, tuits, videos. “Son millenials que trabajan como por cinco meses y luego se van con sus papas diciendo que fueron explotados. Hay mucha rotación, entra y sale gente”.

Para la gran mayoría de estos jóvenes este es su primer trabajo. Visten pants y playeras. Están ahí alrededor de 12 horas y les pagan quincenalmente. Ellos estudiaron comunicación pero también hay personas de ciencias políticas o relaciones internacionales que se interesaron al saber que trabajarían en campañas, solo que no era lo que imaginaron.

El negocio de Victory Lab va muy bien. Carlos Merlo estuvo presente en los tres debates presidenciales. En el primero dentro del Palacio de Minería, en el segundo viajó a Tijuana pero sus socios le pidieron que lo viera fuera para que no lo relacionaran con políticos y para el tercero viajó en un jet privado. Viajó con su esposa el martes al medio día, invitó a BuzzFeed News pero un día antes mencionó que su socios no accedieron ya que no creyeron que fuera una gran idea.

Al momento de querer esconder con qué políticos trabaja dijo que solo trabaja con partidos políticos, a lo que BuzzFeed News le dijo, si eso quería decir que solo no estaba trabajando con Jaime Rodríguez Calderón, candidato independiente, a lo que Carlos Merlos solo sonrió y dijo sí con la cabeza.

BuzzFeed News buscó a las tres campañas, PRI, Morena y Pan para saber si conocían a Carlos Merlo o su empresa y la respuesta fue negativa.

En la oficina en la que trabajan está lleno de imágenes de Carlos Merlo. Los jóvenes toman café en tazas con su rostro que viene acompañado de la Victory Lab, el mouse pad también tiene su imagen. Explica que esto también está trabajado en photoshop para parecer más delgado y ríe.

Explica que todo su equipo controlan alrededor de cuatro millones de cuentas en Twitter. Muchas de ellas fueron compradas a agencias rusas y en su oficina las “mexicanizan” con nombres más creíbles.

“En Rusia es fácil conseguir muchas cuentas. Todas las agencias de marketing en México tienen bots y todas las compran a Rusia. Las cuentas tienen nombres rusos. Cuando las compramos mandamos el recibo de Paypal y ya con eso. 25 centavos cada una”.

En el último debate, Merlo dijo que su equipo generó un millón de tuits. Cuando dijo esto, lo jóvenes detrás de él, solo asintieron cuando su jefe dijo la frase. Es algo normal para ellos. El vocero de Twitter dijo a BuzzFeed News que ellos estuvieron monitoreando la conversación en este evento.

“Estamos monitoreando activamente las tendencias y los picos en las conversaciones relacionadas con las elecciones mexicanas para detectar posibles actividades de manipulación; tomamos medidas adecuadas cuando encontramos contenido y cuentas que violan nuestros términos de servicio. Nos comprometemos a garantizar que Twitter sea un lugar seguro para todos los usuarios y sirva para promover un compromiso y una discusión cívica saludable. Continuaremos en nuestros esfuerzos para proteger a Twitter contra actores negativos y esfuerzos de automatización maliciosa.“Estamos comprometidos en asegurar la conservación sana. Continuaremos con nuestro esfuerzos de proteger Twitter de usuarios y redes negativas automatizadas y que buscan manipular”, comentaron los voceros de la red social.

Carlos Merlo dice que lo normal es que se generan noticias falsas entre varios políticos. Y lo otro es que también piden ataques para ellos mismos para poder salir a decir que están siendo atacados en redes por otro candidato. Pero el poderío de esta empresa, aparentemente, no se queda en Twitter también lo tiene en Facebook e Instagram, según el dueño de Victory Lab.

En los últimos seis meses los intentos de Facebook de tirar abajo los sitios de fake news no han tenido éxito en sus redes. En lugar de funcionar con un sitio solo de fake news con millones de seguidores, Victory Lab tiene otra manera de hacerlo. Ellos operan cuatro mil páginas que producen Fake news en Facebook que simulan ser un periódico local. Ellos registran nombres que podrían ser una medio normal en cualquier parte del país como “Buenos Días Campeche”, y parecen como algo pequeños pero sus seguidores son leales.

“Hicimos estos periódicos desde 2011, dice Merlo. “Facebook puede tirar nuestras páginas de fake news. Pagamos un millón de pesos para promocionarlas, pero no podrán tirar todas”, sentencia. Cuando BuzzFeed News pidió un comentario a Facebook, el vocero tenia conocimiento de Victory Lab, pero no dio un comentario. Después habló y dijo que “Facebook ha investigado la actividades Victory Lab y a otras empresas que hacen lo mismo en un reporte interno para la elección mexicana”.

Luis, un joven de 22 años, que terminó la Universidad en diciembre 2017, quien declinó dar su apellido, dijo a BuzzFeed News que la clave para generar audiencia que realmente crea en ellos es trabajar como si fueran un verdadero periódico. “Les hablamos sobre lo que nosotros quisiéramos saber, si ellos quieren del clima, seguridad, política, generamos esos contenidos, como si realmente fuéramos un periódico”, dijo.

Con la red de páginas que ha construido desde hace años, puede poner la misma noticia en los demás medios y con ello generar más ruido. Y así, según Merlo, Facebook no lo puede detectar.

Luis explica que usan Wikipedia para escribir sobre estos lugares donde crean los medios, como “Buenos días Campeche”, aunque ninguno de ellos haya estado ahí, con Wikipedia y otra páginas pueden generar las noticias. Luis y Carlos explican que compartir anuncios sobre perros perdidos o sobre el clima es lo que más seguidores les ha dado.

Cuando Alberto salió de la Universidad vio un anuncio que decía: “¿Quieres trabajar en una campaña electoral? Ven con nosotros”. Estudió Relaciones Internacionales en Querétaro y cree que este primer trabajo es un gran avance para involucrarse con la vida política del país y sobre todo dejó claro que lo que más le sorprendió es que las mentiras no funcionan mejor que exagerar los hechos.

“Cuando juegas con los sentimientos de las personas, cuando haces una historia y exageras los hechos generas una sensación y eso es lo que realmente funciona”, explicó.

Merlo dice que realmente la culpa que la noticias se difundan es de quien las comparte, “si las personas a la hora de leer la noticias pensaran un poco y analizaran la noticia se darían cuenta que es falsa y no la compartirían. Pero las personas no hacen eso, realmente quieren creer la noticia y la comparten. Necesitan atención y mis noticias se las da”.

Carlos Merlo también puede manipular Instagram. Durante la entrevista con BuzzFeed News subió una foto a su cuenta y en 15 minutos tenia 15 mil likes, en su gran mayoría por cuentas falsas. Actualmente está en 40 mil likes.

Vcitory Lab no es tan poderoso como podrá ser en un futuro. Merlo explica que con el crecimiento de uso de internet en México, la penetración de los teléfonos inteligentes. “Con el big data podemos saber qué es lo que quieren y con eso tener mayor potencial”.

Merlo dice que cuando los periodistas toman sus notas para verificar si son reales o falsas solo hacen más conversación y hasta hay veces que él mismo las comparte en sus redes. Al final del día le da mayor difusión y el rié sobre esto. Y de misma manera funciona este tipo de entrevistas, la gente lo odia pero después lo buscan.

A los 29 años Carlos Merlo se dice cansado y sueña en el día en que pueda cambiar de vida. Quizá hacer un restaurante y tener seis hijos con su esposa y poder tener una vida tranquila. Pero su siguiente meta será la siguiente elección presidencial en 2024 y lograr colocar al ganador de la elección. “Haré al siguiente presidente, después de esto, renuncio”.

Después que el el documental se publicó Facebook canceló la cuenta de Victory Lab y la cuenta personal. Metió queja a la red social diciendo que era censura.

Minutos después también dieron de baja su cuenta en Twitter.