Hace unas semanas Google lanzó su rediseño y nuevas funciones para Gmail, las cuales llevábamos un tiempo esperando, y una de esas ansiadas funciones era el Modo Confidencial, el cual permite a los usuarios enviar correos electrónicos súper seguros con la capacidad de “autodestruirse” (por llamarlo de alguna manera), pues los usuarios podemos escoger cuándo el contenido del correo electrónico dejará de estar disponible para los remitentes.

Bueno, pues muchos corrimos a probar la función el día de su lanzamiento, sin embargo, no era posible utilizarla, hasta el día de ayer, que es cuando Google ha ido desplegando poco a poco esta función para todos los usuarios que utilizan la nueva interfaz de Gmail.

Nosotros ya la hemos probado y te contamos paso a paso cómo puedes utilizarla, así como las ventajas y desventajas de esta nueva e interesante función.

Primero, es importante que tengas activada la nueva interfaz de Gmail, si no sabes cómo hacerlo aquí te decimos fácil y rápido lo que debes hacer.

Ahora sí, pasemos al Modo Confidencial:

  • Primero, tenemos que empezar por redactar un nuevo correo electrónico, y en la parte inferior derecha veremos el ícono de un candado con un reloj, el cual sirve para activar el Modo Confidencial en nuestro correo.

  • Una vez activado nos pedirá que establezcamos algunos límites de seguridad, como por ejemplo el tiempo que el o los remitentes podrán ver el contenido del correo, o bien, si requerirán de una contraseña para poder visualizar el contenido del correo.

  • Después de establecer las opciones de seguridad enviamos el correo y el remitente solo podrá abrirlo si tiene activada la nueva interfaz de Gmail, y no podrá hacerlo con otros clientes de correo (ni siquiera con Inbox), pues le pedirá que abra el correo en Gmail.

  • Con el Modo Confidencial el remitente no podrá reenviar el correo electrónico, ni copiar o descargar el contenido o el de los archivos adjuntos en correo electrónico.
  • Los usuarios podrán activar o desactivar los límites de seguridad antes establecidos sin problema alguno.

Ventajas y desventajas del Modo Confidencial

Este tipo de funciones son bienvenidas en servicios tan usados y populares como Gmail, sin embargo, aún tienen un margen de mejora. Algo que me ha gustado es que podemos colocar una clave a los correos para asegurarnos que solo el remitente puede acceder a ella pidiendo a Google que envíe un SMS con la contraseña para entrar.

Por otra parte, también es bueno que el contenido no se pueda descargar, copiar o reenviar, aunque el problema aquí será que si estamos mandando un documento de texto con algunos comentarios, o una hoja de excel, entonces no podremos descargarla para ver el contenido como se debe, aunque lo lógico es que esta opción se use para enviar documentos, fotografías o información realmente importante y confidencial.

Donde sí he encontrado un pequeño problema es que a pesar de que el contenido no se puede copiar o descargar, si es posible tomarle una captura de pantalla, obviamente que Google poco puede hacer para evitar este tipo de acciones en una computadora, pero incluso desde la aplicación de Gmail para dispositivos móviles es posible tomar una captura de pantalla, cuando aquí si hay formas de evitar que el teléfono haga esta acción.

Pero una de las cosas que más me ha gustado es que la opción para revocar el acceso al contenido del correo puede ser activado y desactivado con un solo clic, de esta forma, si habíamos escogido que el contenido estuviera disponible una semana y después cambiamos de opinión, podemos retirar el acceso de manera inmediata, y sólo tardará unos segundos para que el remitente ya no pueda verlo.

Por ahora este Modo Confidencial solo se puede activar desde la versión de escritorio, pero es probable que más adelante también se incluya en la aplicación de Gmail.