Las acciones de Tesla se derrumbaron un 9% este viernes luego de que el presidente ejecutivo de la compañía, Elon Musk, dijo al New York Times que está bajo un importante estrés emocional y que se estaba preparando para una “tortura extrema” por parte de vendedores en corto.

Los papeles de Tesla sufrieron su mayor caída diaria en dos años porque Wall Street cuestionó la capacidad de Musk para liderar al fabricante de autos eléctricos.

Los inversores también están preocupados por reportes de que los reguladores estaban presionando a directores de Tesla por detalles acerca de cuánta información el millonario ejecutivo comparte con ellos.

“Todos están reaccionando a la entrevista que dio Musk, en la que parece un individuo cansado, frustrado “, dijo Tim Ghriskey, jefe de estrategias de inversión de Inverness Counsel.

“Hay inquietud sobre la fortaleza de la compañía a largo plazo, incluso su viabilidad si él no puede ser un líder fuerte”, agregó.

Musk sorprendió a los mercados la semana pasada al escribir en un tuit que estaba evaluando sacar a Tesla de bolsa por 240 dólares por acción y que ya tenía asegurada la financiación para hacerlo. La Comisión de Valores estadounidense ha abierto una investigación relacionada con esos tuits, de acuerdo con una persona con conocimiento directo del asunto.

El NYT publicó que hay intentos en marcha para encontrar un segundo que le quite presión a Musk, quien ha enfrentado problemas de producción con el sedán Model 3 -un modelo clave para Tesla- y ha sido criticado por su comportamiento errático en Twitter.