A lo largo de los últimos años, el número de personas que utilizan videojuegos en algún dispositivo ha aumentado de forma significativa, y prueba de ello es que, al finalizar 2017, se contabilizaron un total de 68.7 millones de videojugadores, cifra equivalente a 55.4% de la población.

Dicha cifra de usuarios es 15.1% superior a los 59.1 millones de jugadores registrados en 2016, destacó la firma The Competitive Intelligence Unit (CIU) en un reporte.

Destacó que este dinamismo se explica principalmente por el crecimiento incesante en la tenencia de equipos móviles, de tal manera que el número de smartphones en activo ha superado la barrera de los 100 millones.

“Estos dispositivos, además de la diversidad de funciones que incorporan, tienen la capacidad de ofrecer el acceso a videojuegos para sus usuarios, con la singularidad de permitir sesiones de juego ubicuas a cualquier hora y con una oferta de juegos gratuitos o de muy bajo costo”, explicó Fernando Esquivel, investigador de CIU.

Además, apuntó, esta modalidad de juego y modelo de negocios, generado por la masificación de dispositivos móviles, habilita el acceso a la industria para un segmento de la población que nunca había jugado; por ejemplo, personas mayores de 50 años o de nivel socio-económico bajo.

A su vez, reconoció que este nuevo escenario de juego permite delimitar dos perfiles de jugadores con características diferenciadas: los casuales y los hardcore o intensivos.

A detalle, refirió que los primeros representan nueve de cada 10 gamers o 62 millones, de los cuales 71% juegan principalmente en smartphones.

Estos usuarios consiguen sus juegos de forma gratuita o esperan varios meses después de su lanzamiento para adquirirlos.