Es viernes por la noche, acabas de disfrutar de una buena cena en casa con tu pareja, y te insinúa que quiere llevar el romance a la habitación, pero un vistazo al fregadero de la cocina apaga cualquier deseo que hayas podido sentir. Está repleto de platos sucios, que tendrás que limpiar tarde o temprano.

Si esta escena te resulta familiar, no es de extrañar: las tareas domésticas pueden ser una fuente importante de resentimiento y estrés en muchas relaciones, lavar los platos es la tarea más temida de todas, según un estudio reciente.

Sus autores encontraron que las mujeres en relaciones heterosexuales creen que es más importante compartir la responsabilidad de lavar los platos que cualquier otra tarea doméstica. Las mujeres que soportan esta carga solas informan que tienen más conflictos, menos satisfacción y peor sexo con sus parejas que aquellas cuyas parejas ayudan.

¿Por qué lavar los platos, o mejor dicho, no lavarlos, es un desencadenante tan importante para las mujeres? Podría deberse al cambio de los estereotipos de género y nuestras expectativas respecto a nuestras parejas, señaló la terapeuta sexual Deborah Fox.

“La mayoría de las personas que viven hoy han sido testigos de que sus madres asumían más las tareas cotidianas del hogar y la crianza de los hijos que sus padres, aunque también trabajaran fuera de la casa”, explicó. “Las mujeres son sensibles a los sentimientos de que su tiempo no es tan valorado y sus actividades se dan por sentado”, aseguró la terapeuta.

Al mismo tiempo, sabemos que el estrés puede tener efectos poderosos sobre la libido, por tanto abordar esos factores de estrés puede ayudar a mejorar el sexo. “Las investigaciones han demostrado que, en general, las mujeres tienen más probabilidades de excitarse sexualmente si se sienten relajadas y cuidadas emocionalmente”, dijo la terapeuta sexual Emily deAyala.

“Suponiendo que el sexo ocurra en algún momento entre la cena y la hora de acostarse, es posible que el efecto del esfuerzo de la pareja al ayudar a lavar los platos consiga mucho más que arrimar el hombro en otras tareas domésticas”, agregó.

Por supuesto, reñirle a tu pareja o carcomerse en silencio solo fomentará más resentimiento y no hará nada para despertar tu vida sexual. En lugar de eso, recomiendo los siguientes enfoques.