Facebook y Tinder comenzaron en los campus universitarios, por lo que tiene sentido que sus últimas funciones marquen un retorno a esos humildes orígenes.

Instagram, que es un área positiva para Facebook en este momento, ha comenzado a probar una función para la comunidad universitaria que facilita a los estudiantes conectarse con sus compañeros de clase. Y Tinder, propiedad de Match Group, presentó recientemente Tinder U, que permite a los usuarios adaptar sus búsquedas específicamente a sus compañeros de su escuela y campus cercanos.

El nuevo enfoque en las personas de entre 18 y 20 años marca una especie de regreso a casa para las dos plataformas, dijeron los expertos, a medida que las compañías de redes sociales lidian con la desaceleración del crecimiento y la creciente preocupación por la desinformación y la privacidad.

“La próxima frontera para las plataformas de redes sociales no está clara. Es posible que haya un cambio hacia lo básico”, dijo Vanitha Swaminathan, experta en redes sociales y desarrollo de marca de la escuela de negocios de la Universidad de Pittsburgh.

“[Las empresas dicen] ‘esto es de lo que se trata: de crear comunidad y asegurarnos de estar habilitando conexiones, incluso a nivel local’”.

Centrar la atención en los estudiantes universitarios tiene sentido para Instagram y Tinder, dicen los expertos. Ambas plataformas gozan de una gran popularidad entre los adultos jóvenes y estas características podrían ayudarlos a expandir sus bases de usuarios y evitar que las personas se cambien a plataformas rivales.

“Básicamente, la atención del usuario está más dividida que nunca. Existen aplicaciones para redes, citas… noticias, compras y entretenimiento”, dijo Lalin Anik, un experto en marketing de la Escuela de Negocios Darden de la Universidad de Virginia, que estudia el impacto de la conexión social en el comportamiento del consumidor.

“Los gigantes de las redes sociales están buscando nuevas formas de atraer a los jóvenes y mantener la base existente”.

Según las estimaciones de eMarketer, alrededor del 62% de los usuarios de Internet entre las edades de 18 y 24 años usarán Instagram este año. Esa cifra está por detrás de su empresa matriz Facebook y su rival Snapchat (84%).

“Esta podría ser una forma de hacer que más personas en ese grupo demográfico utilicen Instagram”, dijo Debra Aho Williamson, analista principal de eMarketer.

Williamson dice que también refleja cómo están viendo los jóvenes las redes sociales.

“[Ellos] están más enfocados en tener un grupo más pequeño e íntimo con el cual interactúan. Ofrecer la capacidad de reducir su audiencia a un mercado universitario es una forma de hacerlo”, dijo.

“Por razones de privacidad, a los jóvenes no les interesa publicar abiertamente ante un público amplio”.

Las nuevas características de Instagram y Tinder podrían ayudar a esas plataformas a dar la sensación de ser más pequeñas y más personales.