Starbucks anuncia una nueva política que le permite a cualquiera sentarse en sus cafés o usar sus baños, incluso si no compra nada.

La nueva política llega cinco semanas después de que dos hombres negros que no habían comprado nada fueron arrestados en un Starbucks de Filadelfia.

Ejecutivos de la compañía han dicho que sus políticas anteriores eran flexibles y ambiguas, dejando decisiones sobre si las personas podían sentarse en sus tiendas o usar el baño, a los gerentes de las tiendas.

Starbucks dijo el sábado que les ha dicho a los trabajadores que consideren a cualquiera que ingrese en sus tiendas como un cliente, “independientemente de si hacen una compra”.

La compañía dijo que cualquiera puede usar sus cafés, patios o baños sin comprar nada, pero señaló que los trabajadores deberían llamar a la policía si alguien es una amenaza de seguridad.